Islas y posibilidades emergentes

20080713052545-espejo-b.jpg

La gran Ana Elena Pena frente al espejo

(...) Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad (...)

John Donne "Devociones para ocasiones emergentes"

Demasiado fácil, y si se me permite una capullada como una casa. En mi opinión todos los hombres son islas, y lo que es mas, es el momento de serlo. Vivimos en una época de islas; cien años atrás la gente dependía de otras personas, nadie tenia televisión, ni compact ni DVD, ni video ni cafetera expres… de hecho no tenían nada que molara. Mientras que hoy en día cada cual puede montarse su propia isla paradisíaca, con las provisiones adecuadas. Y lo mas importante, una actitud apropiada uno puede ser un paraje tropical bañado por el sol: un imán para las jóvenes turistas suecas. Y me gusta pensar que tal vez yo soy de esa clase de islas. Quiero pensar que soy de puta madre. Quiero pensar que soy Ibiza.

Arranque en Off de "Un niño grande" (Que digo yo que en Contact el padre Palmer Joss deja caer un par de reflexiones abiertas sobre tecnologia, espiritualidad y felicidad, aqui una, para encontrar la otra, que encima es mejor, deberías ver la peli...)

Todo esto también me recuerda a aquel tema que moví por email y que tuvo cierta relevancia en ciertas personas... si, hablo del famoso (¿?) Club del parentesis.

El problema del amor es que hay que encontrar a un buen oyente, a alguien que se lo quiera creer.
Porque realmente vivir enamorado es una forma de vida donde el sujeto a amar es secundario. No digo que no pueda ser minuciosamente seleccionado (no solo el oyente, también se puede seleccionar al propio recitador...) sólo digo que siempre hay más de los que parecen a la vista, por muy extraños, especiales y raros que creamos o crean que son/somos. Otra cosa es ser realista o correspondido pero hay quien se enamora incluso de un objeto.

Este último párrafo parece de "Houellebecq", no? Pues no, es mio y además que no he leido nada de este hombre... aunque no dejo de encontrar referencias desde hace mucho tiempo que apuntan a que pueda interesarme (por mucho que parezca simplemente pesimista y yo huya totalmente del pesimismo... prefiero el gamberrismo de Palahniuk que es igual de duro y encima más "divertido"), como muestra diré que esta misma noche he leido el primer párrafo del tal "Houellebecq" y me ha hecho gracia encontrarme con:

Casi todos sus personajes inician una desesperada búsqueda de la ternura en un entorno hostil, tenso, falso. Y, por supuesto, pierden todo en el intento de intentar intentarlo. La ternura y el calor sencillo de un abrazo se convierten a veces en quimeras. (...)
Porque en el París de hoy no hay Amelies, sino oficinistas que recorren rápido las calles por miedo a los grupos de argelinos que se sientan en las aceras.

Busco referencias de Bret Easton Ellis sobre American Psycho, entro en la referencia y mientras indago me encuentro en la misma página EL artículo de Michel Houellebecq donde el primer párrafo cita un libro suyo; "La posibilidad de una isla"... ¿Por qué ese cúmulo de sutiles casualidades? Muchas casualidades se cruzan en nuestras vidas y no tenemos forma de darles explicación... quizás estadística, quizás algo más místico (¿destino?), depende de quien seamos o creamos que somos...

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: NoSurrender

Gracias por el enlace.

Houellebecq es duro, no me atrevo a recomendarlo, así como así.

Un saludo.

Fecha: 15/07/2008 19:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas




Part of Vice blogging network

Enlaces


Islas y posibilidades emergentes | Mckeyhan Presents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris