Jugar con la muerte

20070613121123-apneatic.jpg

Jugar con la muerte tiene mucho encanto (como Apnea con su pistolita [aunque debe tener mucho más encanto jugar con la propia Apnea ])

Estábamos en la Patum de Berga , las Guitas iban de bar en bar y las riadas de personas inundaban Berga (La berga!) llegamos a un embudo de personas con los gigantes y la banda de música pasodoblera. Y empezamos a jugar a aplastarnos unos contra otros en las calles, saltando, bailando, sin posible salida.
Cuando no tocas el suelo y te mueves (y no eres precisamente pequeño) de un lado a otro sin control es cuando ves lo divertido que es jugar con la posibilidad de aplastamiento.

Eso hasta que un grupo de personas -incluyendo un par de integrantes de nuestro grupo- se caen al suelo por ser una calle de bajada y la marabunta no puede ni quiere parar, se desata la tragedia, cunde el pánico por doquier. Las personas que han caido irremediablemente sienten la terrible claustrofobia mientras nuevas personas caen sobre ellas. Pierden zapatillas por los pisotones. El resto mira practicamente impotente mientras la música oscura sigue. Yo comienzo a soltar comentarios de impotencia, "Hijos de puta", "Hijos de puta".

Se lo curraron y pudieron parar la música durante unos segundos para que se pusieran en pie, después arrancó de nuevo el desenfreno multiplicado por diez. Pudimos escapar al poco... en shock. Histérico/as... estuvimos inmersos en la realidad real.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: javier molinero

Esta chica es guapísima, me la llevo puesta.
Oye, que me voy a dar una vuelta por tus archivos y te hago un link.

Fecha: 20/06/2007 13:25.


Autor: Steam Monkey to javier

Buen paseo y gracias por el link sin duda.

Fecha: 21/06/2007 17:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas




Part of Vice blogging network

Enlaces


Jugar con la muerte | Mckeyhan Presents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris