La pornografía somos todos

20070109035801-arrobablog.jpg

(Imagen -retocada- de Club Silvia Saint)

Los humanos somos monos tecnológicos. Lo cual supone que somos monos cerdos, porque algunas de las tecnologías de las que más orgullosos estamos las hemos inventado para ver porno. Luego las usamos para otras cosas, pero el impulso primigenio era el sexo. Y es que lo hacemos todo por joder, si no es de una manera es de la otra...

Sí, las primeras pinturas conocidas eran de bisontes, caballos y ciervos. Y sí, los primeros libros de los que se tiene noticia eran Biblias. Las estatuas más antiguas que han llegado a nuestros días son de dioses y guerreros. Las fotografías más antiguas, paisajes y serios retratos. Las primeras películas eran de obreros saliendo del trabajo. Y también Internet se diseñó para sobrevivir a un ataque nuclear.

Patrañas. El primer pintor dibujó sin duda a una mujer, haciendo algo con él mismo. Los libros que mantuvieron durante siglos prósperos a los impresores eran historias de cortesanas salaces. Se conservan templos indios cubiertos de esculturas de hace más de 2.500 años que avergonzarían a más de un Nacho Vidal, por la flexibilidad que proporciona el yoga. Las fotos “picantes” pronto dominaron el negocio, como las películas sicalípticas dominaron la cinematografía temprana. Y la Red, dicen algunos cínicos, la crearon algunos informáticos para intercambiar pornografía con alcance intercontinental.

¡Pero si cuando no había gráficos ya había porno en ASCII, por el amor del cielo!

El sexo y su consecuencia: la reproducción, son impulsos clave del ser vivo, nos enseña la evolución. El sexo nos ha traído donde estamos. Y el sexo explícito y visual nos ha propulsado a inventar, a crear, a desarrollar tecnologías nuevas. Casi siempre el porno está, y siempre ha estado, en la vanguardia tecnológica de la edición.

¿Quiere saber qué formato ganará las guerras del DVD de alta definición? Espere a ver lo que hace la industria del porno. Cuando con los vídeos eligieron el VHS fue el fin para el formato Beta.

¿Quiere saber lo que harán mañana los vendedores de contenidos en la Red? Fíjese en lo que hacen hoy los vendedores de imágenes procaces. Acuerdos de redistribución mezclando canales e ingresos, DVD y online; sistemas de pago lo bastante económicos y con el suficiente material gratuito como para no suponer un reto a los hacker. Permisos para planchar imágenes en DVD o para bajar películas a los iPod vídeo, Sistemas de pago por SMS. Sistemas de vídeo en el móvil.

La demanda de pornografía (del griego “dibujos o escritos sobre prostitutas”) es eterna. El ingenio de la humanidad para satisfacerla no tiene límites. Agradezcamos, pues, a los creadores de porno, a esos pioneros, el que abran camino a los demás. Que domestiquen las salvajes fronteras de las nuevas tecnologías. Que abran nuevos métodos, formas, modos, negocios. Son ellos los que impulsan las revoluciones tecnológicas en el mundo de los medios. Son ellos los que avanzan; los demás seguimos.

Loor, pues, a la pornografía y a los pornógrafos, héroes de la tecnología avanzada. Y que sea por muchos años.

- Texto de José Cervera para Generación XXI

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Golfo

Y no le falta razón

http://www.youtube.com/watch?v=eWEjvCRPrCo

Fecha: 11/01/2007 21:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas




Part of Vice blogging network

Enlaces


La pornografía somos todos | Mckeyhan Presents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris