Muchos mas hilos invisibles

He estado mirando en un espejo y he descubierto como el tiempo te hace ver las cosas diferentes.

Como uno es bastante precavido antes de conocer a los demás y como en esos momentos ves a los otros de una forma que quizás con el tiempo acabe cambiando.

En el fondo creo que las personas son bastante crueles, les gusta prejuiciar a los demás sin decirles nada. Solo sonreir para sus adentros mientras creen conocer a los demás, encerrados para si mismos, como un buen vino conservándose para sus adentros solo a las personas elegidas. (Que cansino es contar tu historia por repetido una y otra vez)

Pero luego pasa el tiempo y los demás cambian, crecen.

Lo que era ingenuo ahora es interesante, lo que era superficial ahora se convierte en complejo y anhelante.

Y yo solo soy un engranaje emocional en este sistema.

Cada uno hace lo que puede, tiene que ser consecuente con sus objetivos.
Siempre esperando respuesta de los demás, como una planta que se alimenta de los rayos solares.

-- Fragmento de Titus Andrónicus:

Lavinia: - Una muerte inmediata suplico, y otra cosa,
que la feminidad le niega a la lengua contarlo:
-¡Oh! líbrame de su peor y más que mortal lujuria,
y tirádme en algún abominable agujero,
donde jamás hombre alguno vea mi cuerpo,
hazlo, y serás una asesina caritativa.

Tamora: - ¿Así les he de robar la tasa a mis hijos,
sin satisfacer su lujuria contigo?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas


Archivos



Part of Vice blogging network

Enlaces