Butaneros del diablo

20100917162050-butanerooo.jpg

Bonito título, eh!

Estreno sorpresivo de "el butanero popular", como dice -lo que parece ser el jefe de todo eso- Rubén Lardín en su email de aviso de nacimiento:

"(...) es una revista literaria pero sin afecciones, un magazine de actualidad atávica e incluso un manual para la vida civil. No sabemos bien qué es.

Estamos unos cuantos y habrá nuevas incorporaciones, también sorpresas en papel y escapadas al extrarradio. Pero es pronto. Por ahora no queremos vuestro sucio dinero pero sí os pedimos un lugar en vuestro corazón.(...)"

Hasta lo que he podido ojear por ahora consiguen algo impensable que es tenerme leyendo cosas más o menos largas con auténtica emoción en el estómago, sin necesidad de adornos externos como p.ej imágenes guays y/o p.ej con pechugonas mujeres posando su hambre de sexo metesaca.

Él mismo definió muy bien -y por suerte lo grabé- esa metodología de escritura en la presentación del libro que salió del Blog anónimo "Imbécil y desnudo". (El libro no tiene la gracia que tenía el anonimato, el descubrimiento -para mi- de un personaje fresco, canalla y escritor con las letras como arma gallarda y truhanera. Y encima el libro no tiene las fotos que adornaban los artículos! Enfadado )

Juzgar a los butaneros con la mirada desprovista de odio como le dijo la Sra. Eboshi al príncipe caido Ashitaka.

 

PD: Bombona de butano parece que pueda ser algo incendiario... realmente una bombona de butano es muy segura a nivel de sustos por explosión o eso es lo que todos pensamos... ¡BUM¡ plas! en los morros la violación con violencia, la humanidad sempiterna amante y magnética de sus placeres y miedos... Pie en la boca

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas




Part of Vice blogging network

Enlaces


Butaneros del diablo | Mckeyhan Presents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris