Dime

No creía que nada de eso le fuera a dar la paz que tanto tiempo venía buscando, esa estabilidad emocional que todo el mundo anhelaba y que últimamente nadie buscaba pero todos echaban de menos. Un día que se fue la corriente eléctrica en su edificio aún recuerda el pánico que sintió, se encontraba a solas consigo mismo, no había nada en lo que evadirse, él y su cuerpo. No podía soportarlo.

Sabía que unas de la grandes respuestas siempre había sido el sexo, se documentó en el tema leyendo novelas como "Lolita" o "Los cien golpes", entró en las entrañas del tema con "Asfixia", vió la realidad sexual en múltiples videos pornográficos y al final llegó a la conclusión que a todo el mundo le gustaba lo bueno (que a nadie le amarga un dulce) que las personas no dejan de comer para alimentarse y que realmente había un gran agujero espiritual en este sistema materialista. No creía en la iglesia ni en metafísicas pero si sabía las verdades absolutas.
Quería practicar sexo con el mayor número de hembras que él eligiera, quería disfrutar de todas las fantasías sin excepción, poder jugar con el erotismo del poder, dejarse seducir por el magnetismo antiguo de la mujer como concepto.
Como concepto total de fetiche, el tan alardeado esnobismo femenino que es lo que realmente seduce a un hombre y hace que pueda perder el control por ELLA, la única y auténtica diosa que va a pasar por su vida, cada vez que alguna de sus fantasías se cumplía y podía disfrutar de otro prototipo de mujer no dejaba de sentir lástima por las feministas.
Esas mujeres que solo querían ser hombres para los ojos de la sociedad y que realmente renegaban de su sexualidad, lo mas importante que poseían realmente (ya que el cuerpo es lo primero y último que realmente es nuestro)

Una de las claves de todo el meollo de la búsqueda - consciente o inconsciente - de la satisfacción personal de poseer al otro queda muy reflejada desde el otro lado sexual del binomio hombre/mujer en la película "Eyes Wide Shut" de Stanley kubrick

La belleza nos rodea y realmente hay veces en las que tal y como explican en "American Beauty" siento tanta felicidad que a veces pienso que no voy a poder aguantarlo.

Lo mismo pasa con la belleza de las personas como indica en la novela "Furia" de Salman Rushdie "La belleza física extrema atrae toda la luz posible, se convierte en un faro resplandeciente en un mundo de otro modo oscurecido"

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Mandinga

Eres el puto amo.

Fecha: 21/02/2008 01:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)






Temas


Archivos



Part of Vice blogging network

Enlaces